Recomendaciones

Colaboración y cuidado de los aparatos de ortodoncia

El resultado final de un tratamiento depende en gran medida de la colaboración, higiene y cuidado de los aparatos por parte del paciente.

Higiene

El déficit de higiene será causa para retirar los aparatos, aún con el tratamiento incompleto. De una mala higiene de los aparatos y de los dientes resultará en la aparición de caries y descalcificaciones.

Será necesario un control dental general antes, durante y al finalizar el tratamiento. Los dientes han de iniciar y conservarse sanos. Durante y/o al finalizar la fase ortodóncica puede ser necesaria una tartrectomía (higiene) que deberá dictaminar el profesional.

Consejos sobre los alimentos

Con respecto a las comidas habituales, deberá introducir las siguientes variaciones:

  • žEvitar tomar alimentos muy dulces y pegajosos, como pueden ser el chocolate, la nocilla, caramelos, chicles, bebidas carbonatadas… pues el azúcar que contienen daña los dientes además de ser muy complicar exponencialmente la limpieza dental y de los aparatos.
  • žQueda terminantemente prohibido cortar manzanas, bocadillos de pan duro o similares con los incisivos. Utilizar el cuchillo para cortar o partir. Que lo hagas una vez y no se te despegue un brackets no significa que puedas hacerlo mas veces, ya que lo que estas provocando es fatigar los materiales y terminarán descementándolos cuando menos te los esperes

Consejos sobre higiene oral

Es muy importante un alto cuidado de la higiene bucal: hay que cepillarse minuciosamente. Es fundamental que dientes, encías y tejidos periorales estén en condiciones higiénicas inmejorables, para que todo el tratamiento sea lo más rápido posible y para evitar la aparición de caries o descalcificaciones.

  • Tipo de cepillo: Os aconsejamos  los cepillos dentales especiales para la ortodoncia con celdas de dureza media y cambiarlo cuando notéis que las puntas se abren (normalmente 2-3 meses), ya que dejan de limpiar bien.
  • Tiempo de cepillado: El cepillado debe durar al menos 5 minutos de reloj, y debe ser cronometrado, aunque todo depende de la destreza con la que te cepilles
  • Frecuencia del cepillado: Después de cada vez que  comamos algo.
  • Forma de cepillado: Primero cepille la parte de los dientes y muelas donde van pegados los aparatos, que es donde más suciedad se acumula. Sigue después cepillando los dientes y muelas por su cara interior y por donde mastica. Cepille también la lengua y carrillos.
  • Complementos de cepillado: Para completar una buena técnica existen cepillos interproximales que ayudan a limpiar bajo el arco y utilizar también la seda dental.
  • Controlar la placa bacteriana: Se usa un revelador de placa, en pastillas o líquido. Tiñe la placa bacteriana haciéndola claramente visible. Una vez cepillados los dientes y muelas, se chupa la pastilla durante unos minutos y se escupe, no es perjudicial tragarla y hay que tener precaución porque mancha. Se observa entonces todas las zonas teñidas de rosa, zonas donde queda placa, y se vuelve a cepillar hasta que desaparezca el tinte. Este proceso se realizara al principio a diario, y una vez dominada la técnica, una vez a la semana, evaluando así la calidad del cepillado.

El sangrado de encías al cepillarse indica que están inflamadas por una higiene deficiente, hay que seguir cepillándose a pesar la sangre. Tras varios días de cepillado correcto parará el sangrado.

 APARATOS FIJOS

Los aparatos fijos son aquellos que nosotros colocamos sobre tus dientes de modo permanente, y que llevarás fijos hasta terminar el tratamiento. Sólo deberás preocuparte de cuidarlos mucho.

Nosotros les llamamos brackets, bandas, tubos, arcos… Durante los tres primeros días después de colocarte los aparatos fijos, puedes sentir molestias, sobre todo al masticar, que puede ser aliviado con cualquier tipo de analgésico. Si notaras algún roce, se colocará cera en la zona y si aun así persistiese, se concertará una cita. También se podrán aliviar los roces con agua tibia con sal antes y después de las comidas, pero lo más importante es mantener la boca limpia de placa bacteriana, para evitar cualquier tipo de complicación.

Otra cosa que pudiera suceder a veces  es que tengas la sensación de tener los dientes “flojos” y notes movilidad en algunos dientes, esto no es malo, indica que los aparatos están actuando. Y es debido a un ensanchamiento de la zona periodontal, así que no te preocupes.

Si te sucediera cualquiera de estas circunstancias:

  • Rotura de aparato.
  • Banda despegada.
  • Irritación que no cede con una buena higiene en el plazo de una semana.
  • Bracket despegado o deformación de arco por comer alimentos excesivamente duros o pegajosos.

Llámanos a nuestra clínica dental en Sevilla para pedir cita y te daremos instrucciones.

En cuanto a la limpieza sigue las instrucciones que te dimos.

Como resumen recuerda: Cepillar aparatos dientes y encías después de cada comida y controlar la placa bacteriana con ayuda del revelador de placa.

Si cumples con todo terminaremos su tratamiento en el tiempo previsto, o incluso antes. Si no los perjudicados seremos ambos ya que se prolongará el tiempo de tratamiento y es muy posible que no consigamos los resultados esperados. Por ello no dudes en consultarnos sus problemas.

¡ESPERAMOS TU COLABORACIÓN :)!

Generalidades sobre el tratamiento de Ortodoncia

Los resultados del tratamiento de ortodoncia dependen de la cooperación entre paciente, padres y ortodoncista. La colaboración a veces se limita a mantener una correcta higiene, acudir puntualmente a sus citas y no comer chucherías. Dadas las peculiares características de los tratamientos de ortodoncia, todo el personal de la clínica se esfuerza en mantener un orden para conseguir una mejor atención del paciente y así poder alcanzar los objetivos previstos.

Periodos de tratamiento

Podemos distinguir tres etapas bien diferenciadas:

  1. Estudio de ortodoncia. Para realizar el estudio del caso se necesitan una serie de registros: radiografías (ortopantomografia, teleradiografía y periapicales), análisis de modelos, fotografías, montaje en articulador…Una vez analizados y estudiados se explica al paciente (a los tutores en caso de menor de edad), para poder así estar en condiciones de decidir sobre la conveniencia de aceptar el plan de tratamiento indicado.
  2. Tratamiento activo. Se realiza la corrección de la maloclusión siguiendo el plan previsto en el estudio. En ocasiones los tratamientos se realizaran en dos fases:ž 1. Tratamiento precoz: normalmente en dentición mixta 2. Tratamiento definitivo: al final del recambio dentario.
  3. Retención tras la ortodonciaUna vez terminado el tratamiento activo, se necesita consolidar y estabilizar los resultados en el tiempo, con unos aparatos sencillos, que necesitaran sus revisiones y mantenimiento.

Por regla general, los pacientes bien informados y cooperadores logran resultados muy positivos de la ortodoncia. El  tratamiento mejora la salud bucal, mayor comodidad e incluso aumento de autoestima por la mejora de la estética dental.

A la vez que se reconocen los beneficios de una dentadura saludable y una sonrisa agradable, usted debe ser consciente que un tratamiento de ortodoncia tiene sus limitaciones y riesgos.

Los riesgos son raros una vez realizado el estudio, pero deben considerarse al tomar la decisión de someterse a un tratamiento de ortodoncia. El tratamiento habitualmente se lleva a cabo como toda especialidad médica, y no permite garantizar los resultados.

¿Qué beneficios obtendremos?

La ortodoncia desempeña un papel importante en mejorar la salud general de la boca y en lograr un equilibrio y armonía entre los dientes como en la cara, produciendo una sonrisa bonita y saludable. Una sonrisa atractiva realza la autoestima, lo que efectivamente podría mejorar la calidad de vida. La dentadura bien alineada es mas fácil de cepillar y por consiguiente, reduce la tendencia a la caries, y/o al desarrollo de enfermedades de la encía y del soporte óseo.

Debido a las condiciones individuales presentes y a las limitaciones de tratamiento impuestas por la naturaleza, no se pueden lograr todos los beneficios específicos par cada paciente.

Incidencias y Complicaciones Ocasionales

Toda forma de tratamiento médico y dental, incluida la ortodoncia, tiene algunos riesgos y limitaciones. Afortunadamente, en la ortodoncia las complicaciones no son frecuentes y cuando ocurren, generalmente son de poca importancia y solucionable. No obstante, deben considerarse al tomar la decisión de someterse a tratamiento de ortodoncia. Con el fin de evitar críticas negativas y enojosas quejas, el paciente debe conocer y admitir determinadas contingencias que pueden ocurrir durante y después del tratamiento.

La aparición de caries, manches e inflamación de encías suelen estar producidas por un deficiente cepillado y/o alimentación poco adecuada. Pueden existir sin necesidad de llevar aparatos, pero el riesgo es mayor cuando se llevan.

El tiempo total requerido para completar el tratamiento puede exceder al estimado. Un crecimiento excesivo o deficiente del hueso, la poca cooperación del paciente, la higiene insuficiente, los aditamentos rotos y el no acudir regularmente a la a consulta puede demorar el tiempo de tratamiento y afectar a la calidad de los resultados definitivos.

Los principales riesgos que se confrontan en el tratamiento de ortodoncia pueden incluir:

  1. Ciertos aparatos pueden ocasionar molestias dolorosas de los dientes y la irritación de encías labios y mejillas. Estos inconvenientes suelen ser iniciales y remiten espontáneamente. En caso de que persistan se debe advertir al dentista.
  2. Los tejidos blandos que soportan los dientes (periodonto) pueden verse afectados por la acción de los aparatos correctores pero es más frecuente que ocurra por acúmulo de placa bacteriana en las encías por una deficiente higiene.
  3. Los dientes pueden presentar una tendencia a cambiar sus posiciones después del tratamiento. Generalmente, esto es sólo un cambio menor, y el fiel uso de los retenedores debe reducir esta tendencia. Durante la vida, la oclusión puede cambiar de manera adversa por diversas causas, tales como cambios del crecimiento o madurez, respiración por la boca, malposición lingüal, tocar instrumentos musicales, y otros hábitos orales, todos los cuales están fuera del control del ortodoncista.

Después de uno o tres años de llevar mecanismos de retención los dientes alcanzan la máxima estabilidad. Todo cambio que ocurra después de este tiempo se debe a causas naturales, al igual que los cambios que se producen en el resto del organismo con el paso del tiempo. El desplazamiento de los dientes también se producen en personas que no han seguido ningún tratamiento ortodóntico. Por consiguiente, una ligera irregularidad, sobre todo, en los dientes delanteros inferiores o pequeñas migraciones a veces, tienen que aceptarse como el resultado posible dadas estas circunstancias concretas.

Por ello se informa a los pacientes que pueden llevar sus aparatos de retención de modo permanente que:

  1. Ocasionalmente pueden surgir problemas en las articulaciones temporomandibulares (ATM) que causen molestias en la articulación, dolores de cabeza, o de oídos. Estos problemas pueden ocurrir con o sin tratamiento de ortodoncia. Se debe avisar al dentista sobre cualquiera de los síntomas mencionados anteriormente.
  2. A veces una pieza dental puede haber sido traumatizada por un accidente anterior, o puede que tenga grandes restauraciones que causen daño al nervio de la misma. En algunos casos, el movimiento ortodóncico puede agravar esta condición y en raras ocasiones podría culminar con el tratamiento del conducto de la raíz.
  3. Los dispositivos de ortodoncia pueden provocar una sensibilidad típica posterior a su colocación que debe desaparecer a los dos o tres días.
  4. En raras ocasiones, cuando se usan instrumentos dentales en la boca, el paciente puede recibir inadvertidamente un arañazo, una punción o un golpe en una pieza.
  5. Es posible un desgaste anormal de las estructuras dentales cuando el paciente aprieta los dientes excesivamente.
  6. En algunos casos vamos a aconsejar la extracción de algún diente permanente, como medida indispensable para la resolución del problema que presenta. Esta decisión totalmente individual y diferente para cada paciente, se toma analizando los registros previos al tratamiento, o igualmente analizando la evolución peculiar y propia de cada paciente durante su tratamiento.
  7. La formación atípica de los dientes, o los cambios insuficientes o anormales en el desarrollo de los maxilares pueden limitar nuestra capacidad de lograr el resultado deseado. Si el desarrollo se desproporciona durante el tratamiento o después de éste, o si una pieza se atrasa en desarrollarse, la oclusión puede cambiar y ello requerirá tratamiento adicional. La falta de armonía en el desarrollo y las formaciones anormales de las piezas dentarias son procesos biológicos fuera del control del dentista. Los cambios en el crecimiento que ocurren después de un tratamiento de ortodoncia activo pueden alterar el resultado del tratamiento.
  8. Debido a la gran variación de tamaño y forma de los dientes, el logro del resultado ideal (por ejemplo, el cierre total de espacio excesivo) podría requerir tratamiento dental restaurativo y/o terapia periodontal. Los tipos de tratamientos restaurativos más comunes son coronas puentes e implantes.
  9. Los problemas médicos generales pueden afectar al tratamiento de ortodoncia. Debes mantener informado a su dentista sobre cualquier cambio su estado de salud general.
  10. Si por alguna causa ajena al tratamiento ortodóncico hay que retirar los brackets (resonancia magnética, boda, etc.), para volver a colocarlos después el presupuesto será incrementado.

Tratamiento de Implantes:

  • Ponte, cuanto antes, una bolsa con hielo de forma intermitente sobre la piel en la zona operada (después de las primeras horas ya no tendrás tanto efecto) poner 3 minutos, descansar 30 segundos y volver a repetir. La bolsa de hielo se debe recubrir con un pañuelo fino.
  • No consumas tabaco ni alcohol. El tabaco puede infectar la zona quirúrgica originando la pérdida del implante dental, el alcohol hace que no pare de sangrar.
  • En las primeras 24h, la comida/bebida que tomes debe estar fría o como mucho templada (Ej: Yogurt). El calor hace que la zona se inflame. Después toma comidas semiblandas durante los primeros días. Cuidado con hacer ejercicios físicos o agacharse.
  • No limpiarse con cepillo de dientes en la zona de los puntos, los soltará, mejor usar Gel de Clorhexidina sobre los puntos para desinfectar la zona. Es relativamente frecuente la aparición de moratones en la zona de la cirugía e incluso en el cuello, no te preocupes, con el tiempo desaparecerá.
  • En caso de que el implante dental se vea en boca, por llevar el tornillo de cicatrización colocado ya, si se aflojara, acudir inmediatamente a la clínica, no intentar apretar nunca, en todo caso terminar de desatornillar en el sentido contrario a las agujas del reloj.
  • No morder con los implantes dentales los primeros 3 meses, todos los golpes que reciba durante el proceso de cicatrización, podría alterar  la osteointegración del implante dental y hacerlo fracasar.
  • Dormir con la cabeza algo elevada (utilizar varios almohadones). En caso de sangrado abundante, morder gasa estéril hasta que desaparezca.
  • Tómate la medicación tal y como te ha prescrito el cirujano.
  • Sigue estos consejos para conservar tu implante dental.

Tratamiento de Muelas de Juicio:

  • Morder gasa estéril continuamente: durante 45´; Si después sigues sangrando, colocar otra y seguir apretando hasta que se corte la hemorragia. (La función de la gasa no es empaparse sino la de hacer presión sobre la herida).
  • Ponte, cuanto antes, una bolsa con hielo de forma intermitente sobre la piel en la zona operada (después de las primeras horas ya no tendrá tanto efecto) poner 3 minutos, descansar 30 segundos y volver a repetir. La bolsa de hielo se debe recubrir con un pañuelo fino.
  •  No enjuagarse ni escupir en las 12-24 primeras horas (si lo hacemos, volverá a sangrar).
  •  No consumas tabaco ni alcohol.
  1. El tabaco puede infectar la zona quirúrgica originando una infección muy dolorosa llamada alveolitis seca.
  2. El alcohol hace que no pare de sangrar.
  • En las primeras 24h, la comida/bebida que tomes debe estar fría o como mucho templada (Ej: Yogurt). El calor hace que la zona se inflame. Después toma comidas semiblandas durante los primeros días. Cuidado con hacer ejercicios físicos o agacharse.
  • No limpiarse con cepillo de dientes en la zona de los puntos, los soltará, mejor usar Gel de Clorhexidina sobre los puntos para desinfectar la zona.
  • Es relativamente frecuente la aparición de moratones en la zona de la cirugía e incluso en el cuello, no se preocupe, con el tiempo desaparecerá.
  • Dormir con la cabeza algo elevada (utilizar varios almohadones). En caso de sangrado abundante, morder gasa estéril hasta que desaparezca.

Tratamiento Postextracción:

  • Morder gasa estéril continuamente: durante 45´, en caso de sangrando abundante, cambiar la gasa y seguir apretando hasta que se corte la hemorragia. (La función de la gasa no es empaparse sino la de hacer presión sobre la herida)
  • No enjuagarse ni escupir durante las primeras 12-24h (si lo hace, volverá el sangrado). A partir del día siguiente, enjuagarse con agua con sal  3-4 veces/día (Diluir ½ cucharadita de sal común en un vaso de agua)
  • No consumas tabaco ni alcohol. El tabaco puede infectar la zona quirúrgica originando una infección muy dolorosa llamada alveolitis seca , el alcohol hace que no pare de sangrar
  • En las primeras 24h, la comida/bebida que tomes debe estar fría o como mucho templada (Ej: Yogurt). El calor hace que sangre más. Después toma comidas semiblandas durante los primeros días. Cuidado con hacer ejercicios físicos y con agacharse.
  • Dormir con la cabeza algo elevada (utilizar varios almohadones).
  • Si tuvieras dolor, puedes tomarte un analgésico cada 6-8h y no esperar a que duela mucho. Tómate el analgésico a la primera sintomatología.
  • Si hubiera puntos, no limpiarse con cepillo de dientes en la zona de la sutura, los soltará, mejor usar Gel de Clorhexidina sobre los puntos. 3-4 veces al día para desinfectar la zona. Es relativamente frecuente la aparición de moratones en la zona de la cirugía e incluso en el cuello, no se preocupe, con el tiempo desaparecerá.

INSTRUCCIONES DE MANEJO, CUIDADO Y MANTENIMIENTO DE FÉRULAS DE DESCARGA

DESCRIPCIÓN

Una placa o férula de descarga oclusal o de desprogramación es un dispositivo de tratamiento confeccionado a medida que debe ser meticulosamente adaptado permanentemente por uno de nuestros dentistas en Sevilla para diagnosticar y combatir la compleja patología causada por, o acompañante de, los hábitos de apretamiento y/o rechinamiento de los dientes, así como de las sobrecargas neuromusculares que provocan dichos hábitos. Consiste en un aparato plástico bucal que se instala en una de las arcadas dentarias para evitar que entren en contacto unos dientes con otros, con lo que se permite:

• “Olvidar” las posiciones mandibulares inadecuadas a que fuerza el engranaje incorrecto de los dientes de ambas arcadas cuando se mantienen apretadas (de ahí la calificación de desprogramación que se les da).

• Llevar la mandíbula a una posición articularmente adecuada cuando se muerde sobre ella, gracias a la especial orientación de las superficies de la placa en la que se apoyan los dientes al cerrar la boca.

• Evitar el desgaste de los dientes, ya que el plástico de la placa es más blando y desgastable que éstos.

También se puede utilizar como diagnóstico de disfunción articular cráneomandibular (también llamada síndrome de Costen o dolor-disfunción témporo-mancibular), es decir, como medio de averiguación de si una sintomatología compatible con la citada patología es causada o no por la boca.

LIMITACIONES

Este tratamiento no evita «per se» el hábito de apretar o rechinar los dientes, ni asegura la eliminación de la tensión muscular o de las molestias derivadas de la disfunción articular cráneomandibular, aunque la utilización adecuada, aliviará los posibles dolores musculares y protegerá sus dientes.

INSTRUCCIONES DE MANEJO, CUIDADO Y MANTENIMIENTO

Al ser un tratamiento complejo, resulta muy importante su colaboración hasta su completa adaptación, que va a requerir un cierto tiempo. Para conseguir un buen funcionamiento, deberás conseguir detenidamente las siguientes Instrucciones de Manejo, Cuidado y Mantenimiento, que te facilitarán el empleo de este sistema de protección de tus sistemas dentario y neuromuscular.

Adaptación y acostumbramiento.

Al principio:

• Notarás una sensación de ocupación o cuerpo extraño, que normalmente desaparece en unas semanas.

• Te aumentará la producción de saliva, aunque se irá normalizando poco a poco.

• Tendrás algunas dificultades para hablar, debido a la ocupación de espacio en su boca, por lo que probablemente necesitarás un entrenamiento para aprender a vocalizar ciertas palabras; que habitualmente se consigue en unas pocas semanas.

• Puedes notar algunas molestias en las zonas donde se apoyan la férula de descarga, sobre todo a la altura de los bordes: si aumentan o no ceden al cabo de cuatro o cinco días, y si se te forman heridas, pídenos consulta inmediatamente.

Recomendaciones de higiene de la ferúla de descarga

Tu placa o férula de descarga debe ser conservada limpia, al igual que tus dientes. Cepíllala después de su uso con cepillo y agua. No hacerlo puede provocar que adquiera mal olor y mal sabor. Al menos cada semana, debes sumergirla en agua a la que haya añadido una pastilla efervescente limpiadora de prótesis dentales durante 1 o 2 horas. Antes de volver a ponértela, límpiala bien con cepillo.

Colocación y desinserción

La placa de descarga debe colocarse en su sitio con los dedos. Nunca la introduzcas y muerdas sobre ella sin estar debidamente colocada en su sitio, porque puedes fracturarla o provocarte heridas en las encías. Tras retirarla, tirando a la vez de ambos lados y también con los dedos, lávala y deposítala en un medio húmedo.

Revisiones e incidencias

La férula necesitará periódicamente ajustes y reparaciones. Acuda a revisión con la periodicidad que le recomendamos en cada consulta. Si no has utilizado tu placa durante unos días, y al volver a ponértela nota que te hace daño, no fuerces su introducción: llámanos a la clínica y pide cita, ya que se puede haber producido algún movimiento dentario que haría necesaria alguna corrección.

¡ATENCIÓN!: Siempre que aparezca una molestia en las encías o en los dientes, debes comunicárnoslo a la consulta y pedir cita, aunque al principio. Como estas molestias son normales, si no son importantes puede esperar cuatro o cinco días. Pero si una vez transcurrido este tiempo no hubieran desaparecido, o si empeoraran con el paso de los días, debes advertírnoslo y pedir cita inmediatamente en  nuestra clínica dental de Sevilla. Si surge algún problema, no intentes resolverlo tu mismo, pídenos cita.

No dejes adaptar tu férula a nadie más que a tu dentista, ya que es el facultativo que las ha prescrito y adaptado, y es el único que puede hacerlo.

INSTRUCCIONES DE MANEJO, CUIDADO Y MANTENIMIENTO DE PRÓTESIS COMPLETAS

DESCRIPCIÓN

La prótesis dental (o estomatológica) completa es un tratamiento del edentulismo total mediante aparatos bucales portadores de dientes artificiales, que reemplazan los dientes naturales perdidos y rehabilitan las estructuras óseas que se van atrofiando a lo largo del tiempo tras la pérdida de los dientes. Por lo tanto, no sólo sirven para mejorar la masticación, sino también el habla y la estética, que están muy deterioradas en el paciente completamente desdentado.

LIMITACIONES

Al carecer de sujeción al hueso, estos aparatos experimentan una cierta movilidad al comer, sobre todo el inferior, que es fácilmente desplazado por la lengua incluso al hablar, debido a que con él no se consigue un efecto de ventosa como el que proporciona el paladar al aparato superior. Así, cuando se muerde de un lado, tienden a levantarse del otro, por lo que deberás aprender a masticar con los dos lados a la vez.

Una limitación estética, derivada de esta inestabilidad, es que con prótesis completas los dientes anteriores y superiores no siempre pueden «montar» sobre los anteriores e inferiores, como normalmente ocurre en la dentición natural, sino que los bordes cortantes en estas situaciones tienen que estar a la misma altura que la cara triturante del resto de los dientes; por eso, cuando existen dientes naturales anteriores e inferiores, los dientes de la prótesis superior suelen ser más cortos que sus dientes originales, y al quedar ocultos bajo el labio simulan una mayor edad que con los dientes naturales.

Con el tiempo, el hueso sobre el que se apoyan los aparatos de prótesis cambia de forma, por lo que éstos se aflojarán y podrán producir molestias o ulceraciones que requieren la adaptación por uno de nuestros dentistas en Sevilla, y la sustitución, al cabo de un tiempo variable, por otras nuevas.

INSTRUCCIONES DE MANEJO, CUIDADO Y MANTENIMIENTO

Para conseguir un buen funcionamiento, deberás seguir detenidamente las siguientes  Instrucciones de Manejo, Cuidado y Mantenimiento, que te facilitarán el empleo de los elementos protésicos de tu tratamiento e incrementarán su duración en condiciones apropiadas.

Adaptación y acostumbramiento de tu prótesis dental

No olvides que la prótesis completa es una rehabilitación muy compleja (una de las más difíciles). Por eso es muy importante tu colaboración, hasta la completa adaptación, que va a requerir un cierto tiempo.

Al principio:

  • Notarás una sensación de ocupación o cuerpo extraño, que normalmente desaparece en unas semanas.
  • Te aumentará la producción de saliva, aunque se irá normalizando poco a poco.
  • Inicialmente experimentarás una disminución del sentido del gusto, que se recuperará al cabo de unas pocas semanas.
  • Te cambiará un poco el habla, pudiendo existir problemas fonéticos para pronunciar algunos sonidos. Por ello, probablemente necesitarás un entrenamiento para aprender a vocalizar ciertas palabras; habitualmente se consigue este aprendizaje en unas pocas semanas.
  • Es probable que te muerdas fácilmente en las mejillas y la lengua, por tu tendencia a introducirse en los espacios donde faltan dientes, pero en poco tiempo aprenderás a evitarlo.
  • Puedes notar algunas molestias en las zonas donde se apoyan las prótesis, sobre todo a la altura de los bordes: Si aumentan o no ceden al cabo de cuatro o cinco días, y si se te forman heridas, debes acudir a la consulta.
  • Probablemente se te muevan mucho las prótesis al principio, sobre todo al comer. Deberás aprender a masticar simultáneamente de los dos lados, y no de uno sólo, como haría con los dientes naturales. Con ello, y con los sucesivos ajustes del engranaje de los dientes que pudieran ser necesarios, experimentarás mejoría, pero la prótesis inferior, salvo raras excepciones, nunca se sujetará satisfactoriamente.

 Recomendaciones

  • Los primeros días, procura cerrar la boca y masticar con cuidado, para no morderte y no sobrecargar las encías.
  • Por la misma razón, conviene que inicialmente mastiquea suavemente alimentos blandos y no pegajosos, pasando poco a poco a comer productos de mayor consistencia.
  • Esfuérzate en recordar que la masticación debe realizarse con ambos lados a la vez.
  • Para tratar las heridas producidas por las mordeduras (generalmente, muy dolorosas), puedes utilizar colutorios, pomadas o geles calmantes y cicatrizantes, sobre los que te aconsejaremos.
  • Si tienes molestia intensa al morder, o aparecen heridas, acude inmediatamente a la consulta, para que te realicemos los alivios pertinentes en tus prótesis y te prescriba, en su caso, colutorios, pomadas o geles calmantes y cicatrizantes.
  • También debes acudir a nosotros si tienes molestias tolerables que no mejoren o remitan en cuatro o cinco días.
  • Existen unos productos (colutorios, pomadas y polvos) que favorecen la retención y adaptación de la prótesis en tu boca. Antes de usarlos, debe consultarlo con nosotros, pero debes saber que no son «milagrosos».
  • Evita, al manipularlas, que tus prótesis se caigan al suelo, pues pueden fracturarse, sobre todo la inferior.

Colocación y desinserción

Los aparatos de prótesis completa deben colocarse en su sitio y siempre mojados, dentro de la boca, con los dedos. Nunca los introduzcas y muerdas sobre ellos sin estar debidamente colocados en su sitio, porque puede fracturarlos o producirte heridas en las encías. Tras retirarlos, también con los dedos, lávalos y deposítalos en un vaso de agua.

Cuidados e higiene

  • Después de cada comida debes aclarar las prótesis y la boca.
  • Las prótesis se deben limpiar, al menos una vez al día, con un cepillo especial para prótesis (de venta en farmacias) o un cepillo de uñas con cerdas de nailon, y un poco de pasta dentífrica o, mejor, jabón, para evitar la formación de sarro y el depósito de tinciones. Después, acláralas muy bien con agua.
  • Conviene quitar las prótesis para dormir, para que las mucosas descansen diariamente unas horas. En el caso de la prótesis inferior, es imprescindible, para evitar atragantarte durante el sueño.
  • Mientras duerme, se debes conservar las prótesis en un medio húmedo, preferiblemente, en un vaso de agua, a la que puedes añadir pastillas desinfectantes comercializadas para ese menester.

Revisiones e incidencias

  • Siempre que aparezca una molestia en las encías, debes acudir a nuestra consulta, aunque al principio, como estas molestias son normales, puedes esperar cuatro o cinco días. Si transcurrido este tiempo no hubieran desaparecido, o si empeoraran con el paso de los días, debes acudir Garcelán Clinic.
  • Si surge algún problema, no intentes resolverlo tu mismo: acude a uno de nuestros dentistas.
  • Las encías, con el tiempo, sufren modificaciones y con ello se producen desajustes en las prótesis que deberán ser corregidas por uno de nuestros dentistas. Entre las correcciones adaptativas que deberá realizar cada cierto tiempo (variable, según el caso), se encuentran los rebases, que consisten en rellenar con resina (plástico) las zonas de las prótesis que han perdido contacto con las mucosas, para mejorar la adhesión. Por ello conviene realizar revisiones rutinarias con uno de nuestros odontólogos o estomatólogo cada seis meses.
  • No deje adaptar tus prótesis a nadie más que a tu dentista. En tanto, que es el facultativo que las ha prescrito, es el único que puede hacerlo.

 INSTRUCCIONES DE MANEJO, CUIDADO Y MANTENIMIENTO DE PRÓTESIS FIJAS

DESCRIPCIÓN

La prótesis dental (o estomatológica) fija es un tratamiento mediante símiles dentarios confeccionados a medida que se cementan (proporcionando una sujeción duradera) a dientes naturales previamente desgastados, a los que cubren o «enfundan».

Sirven para:

  • Restaurar las partes deterioradas de los dientes (fundas coronarias o coronas simples), y
  • Reponer algunos dientes ausentes, en cuyo caso los dientes «postizos» (pónticos) que reemplazan a los naturales que faltan forman una estructura continua con las «fundas» que los sujetan a los dientes naturales vecinos desgastados (pilares). Por lo común, las fundas se sitúan a ambos lados de los pónticos, con lo que la estructura asemeja a un puente tendido entre dos orillas de un río (de cuya comparación han tomado precisamente el nombre de puentes).

LIMITACIONES

Aventaja a la prótesis removible en que no hay que retirarla de la boca para limpiarla, ni tampoco se mueve, pero exige más cuidado en la higiene dental diaria, y una vigilancia más frecuente por uno de nuestros dentistas.

Algunas causas que pueden hacer necesaria su sustitución son:

  • Algunas lesiones irrecuperables en los dientes de sujeción o pilares, que obligaran a extraerlos, y
  • Los cambios en la forma de los maxilares y en la posición de los dientes naturales, que normalmente acontecen a lo largo de la vida, cuando alteran el engranaje entre las arcadas superior e inferior y producen una pérdida de función.

INSTRUCCIONES DE MANEJO Y MANTENIMIENTO

Para conseguir un buen funcionamiento, deberás seguir detenidamente las siguientes  Instrucciones de Manejo y Mantenimiento, que te facilitarán el empleo de los elementos protésicos de tu tratamiento e incrementarán su duración en condiciones apropiadas.

Adaptación y acostumbramiento

Al principio:

  • Se puede tener la impresión de que los dientes artificiales son demasiado grandes; pero desaparece al cabo de unos días.
  • La pronunciación de algunos sonidos puede resultar un poco alterada, o costar alguna pequeña dificultad, pero se normaliza al cabo de unos días.
  • Es probable que te muerdas fácilmente en las mejillas y la lengua, por su tendencia a introducirse en los espacios donde faltaban dientes, pero en poco tiempo aprenderás a evitarlo.
  • Si se te ha cementado la prótesis provisionalmente, debe tener en cuenta que: se le puede desprender, y puedes notar ligeras molestias en los dientes que sirven de sujeción, con las bebidas y los alimentos fríos, calientes y dulces.

Recomendaciones

  • Los primeros días, procura cerrar la boca y masticar con cuidado, para no morderte.
  • Para tratar las heridas de las mordeduras (generalmente, muy dolorosas), puedes utilizar colutorios, pomadas o geles calmantes y cicatrizantes, sobre los que uno de nuestros dentistas te aconsejará.
  • Si se te ha cementado la prótesis provisionalmente: es recomendable masticar por el otro lado y una dieta semiblanda, evitando los alimentos duros y pegajosos, para prevenir su despegamiento y por otra parte presta atención a la presencia de estas molestias y al empaquetamiento o retención de alimentos entre las prótesis y los dientes de al lado o la encía, y advierte a tu dentista antes de cementarla definitivamente.

Colocación y desinserción

Estas prótesis van cementadas a tus dientes, por lo que no pueden ni quitar, ni poner. Si se mueven es que se han descementado, o bien que tus dientes pilares están afectados, por lo que se requiere urgente consulta con tu dentista en Garcelán Clinic.

Cuidados e higiene de tu prótesis fija

  • Se muy cuidadoso con la prótesis fija: evita partir alimentos muy duros, como frutos secos con cáscara, corazas de mariscos, etc. (que no deben tampoco morderse con los dientes naturales).
  • La higiene de la boca y de la prótesis debe hacerse inmediatamente después de cada comida, y especialmente en profundidad, antes de acostarte, porque durante el sueño se produce menos saliva, con lo que disminuye el efecto protector de ésta frente a la caries y la enfermedad periodontal. Si eres dado a la sobremesa y retrasa el cepillado después de la comida, puede ser preferible cepillarse antes.
  • La limpieza se hará: en las partes accesibles, con cepillo dental y pasta dentífrica fluorurada (no de alta concentración en flúor, pues daña la cerámica); entre los pónticos y la encía (donde se puede acumular placa y algún resto de comida blanda que, al fermentar, pueden producir halitosis –mal aliento-),  con una seda especial, provista de un extremo endurecido (de venta en farmacias), y en las troneras (espacios entre encías y dientes) y entre los dientes separados, con cepillos interdentales, deslizándolos hacia dentro y afuera, o con la seda especial de extremo endurecido, antes citada. Al final puedes utilizar un irrigador bucal, con o sin colutorio. Por último, recuerda que es importante mantener una correcta higiene oral en el resto de tus dientes, independientemente de la limpieza que requiere tu prótesis.

Revisiones e incidencias

Una vez cementadas definitivamente, las prótesis fijas deben ser revisadas portul dentista cada seis meses, para comprobar y poder corregir a tiempo la aparición de caries, inflamación de encías, movilidades dentarias, posibles descementaciones, ulceraciones, etc., y el estado y ajuste de la prótesis.

Deberás acudir a tu dentista siempre que detectes cualquier anomalía, y especialmente si aprecias molestias con las bebidas frías,  si te sangran las encías al cepillarse o al comer, y si notas movilidad o chapoteo en tu prótesis al morder.

INSTRUCCIONES DE MANEJO, CUIDADO Y MANTENIMIENTO DE PRÓTESIS INMEDIATAS

DESCRIPCIÓN

La prótesis dental (o estomatológica) inmediata es un tratamiento mediante aparatos bucales que permite reponer inmediatamente los dientes que te han sido extraídos en una sola sesión, para contribuir a una mejor masticación y habla y para mejorar la estética durante el periodo de cicatrización de las encías.

Tienen carácter provisional, para unos pocos meses, al cabo de los cuales se realiza la prótesis definitiva. Durante ese periodo, se remodela el hueso donde se hicieron las extracciones; proceso al que ayudan dichas prótesis provisionales, y se evita el rápido aflojamiento que sufrirían las prótesis definitivas si se confeccionaran inmediatamente después de las extracciones.

LIMITACIONES

Por su carácter provisional, precisamente durante el periodo de máxima remodelación que sufren el hueso y las encías después de la extracción, tienen más tendencia a aflojarse, moverse y provocar rozaduras que las prótesis definitivas.

Además, como se confeccionan antes de extraer los dientes, no pueden probarse, por lo que su estética también suele estar menos lograda.

INSTRUCCIONES DE MANEJO Y MANTENIMIENTO

Para conseguir un buen funcionamiento, deberá seguir detenidamente las siguientes  Instrucciones de Manejo y Mantenimiento, que te facilitarán el empleo de los elementos protésicos de tu tratamiento e incrementarán su duración en condiciones apropiadas.

Adaptación y acostumbramiento

Al principio:

  • Es normal, tener un poco de sabor a sangre y que la saliva esté algo manchada.
  • Notarás una sensación de ocupación o cuerpo extraño, que normalmente desaparece en unas semanas.
  • Notarás un aumento en la cantidad de saliva, que se normalizará poco a poco.
  • Experimentarás una disminución del sentido del gusto, que se recuperará al cabo de unas pocas semanas.
  • Puedes tener dificultad para vocalizar algunas sílabas, pero este problema fonético se corregirá en poco tiempo, a medida que se vaya habituando;
  • Puedes sentir algo de dolor, habitualmente al morder, tanto en los lugares de las extracciones, como en las zonas donde se apoyan las prótesis (sobre todo a la altura de los bordes); si aumentan o no ceden al cabo de cuatro o cinco días, y si se te forman heridas, debes acudir a nuestra consulta.

 Recomendaciones

  • Utiliza el tratamiento con antibióticos y antiinflamatorios que se te hayan prescrito, con las dosis y durante el tiempo indicado.
  • Pasadas veinticuatro horas, puedes enjuagarse la boca con colutorios desinfectantes.
  • Sigue una dieta blanda y fría.
  • No te quites las prótesis en las primeras veinticuatro horas, porque tu encía se inflamará y dificultará el volver a colocarlas, aparte de poder desencadenarle hemorragia. Espera a la primera revisión por tu dentista.
  • Los primeros días, procura cerrar la boca y masticar con cuidado, para no morderte y no sobrecargar las encías.
  • Por la misma razón, conviene que inicialmente mastiques suavemente alimentos blandos y no pegajosos, pasando poco a poco a comer productos de mayor consistencia.
  • Para tratar las heridas de las mordeduras (generalmente, muy dolorosas), puedes utilizar colutorios, pomadas o geles calmantes y cicatrizantes, sobre los que uno de nuestros dentista te aconsejará.
  • Si tienes molestias intensas al morder, o aparecen heridas, acude inmediatamente a Garcelán Clinic, para que te realice los alivios pertinentes en tus prótesis y te prescriba, en su caso, colutorios, pomadas o geles calmantes y cicatrizantes.
  • Evita, al manipularlas, que tus prótesis se caigan al suelo, pues pueden fracturarse, sobre todo si es inferior.

Colocación y desinserción

La colocación y desinserción de la prótesis es una cuestión de costumbre, que se aprende rápidamente, aunque al principio, cuando quedan dientes en la boca, puede requerir un poco de paciencia, hasta aprender en qué dirección deben hacerse los movimientos de empuje y tracción:

  • Para su colocación, debes utilizar siempre los dedos. Situarás las zonas con ganchos sobre los dientes que sirven de sujeción, y seguidamente presionarás con los dedos, hasta que alcances el lugar correcto, momento en que suele notarse un “click”. No fuerces nunca la prótesis, ni muerdas sobre ella para llevarla a su lugar, porque se hace tanta fuerza que pueden deteriorarse algunos elementos del aparato o dañar las mucosas.
  • Para quitarte las prótesis, traccionarás de ambos lados a la vez ¡nunca de un sólo lado!, trabando las uñas de los dedos índices de ambas manos en los ganchos (si los hay) o en los bordes de la prótesis (poniendo entonces especial cuidado en no arañar las encías).

 Cuidados e higiene

  • Después de cada comida debes aclarar las prótesis y la boca.
  • Las prótesis se deben limpiar, al menos una vez al día, con un cepillo especial para prótesis (de venta en farmacias) o un cepillo de uñas con cerdas de nailon, y un poco de pasta dentífrica o, mejor, jabón, para evitar la formación de sarro y el depósito de tinciones. Después, acláralas muy bien con agua.
  • Conviene quitar las prótesis para dormir, para que las mucosas descansen diariamente unas horas. En el caso de que la prótesis inferior sea completa, es imprescindible quitarla, para evitar atragantarse durante el sueño.
  • Mientras duermes, se deben conservar las prótesis en un medio húmedo, preferiblemente, en un vaso de agua, al que puedes añadir pastillas desinfectantes comercializadas para ese fin.

 Revisiones e incidencias

  • Siempre que aparezca una molestia en las encías o dientes, debes acudir a nuestra consulta.
  • Si surge algún problema, no intentes resolverlo tu mismo: acude a uno de nuestros dentistas.
  • En los tres primeros meses hay que hacer por lo menos una revisión, para ajustar las prótesis y realizar los rebases que sean necesarios. Estos rebases consisten en rellenar con resina (plástico) las zonas la prótesis que hubieran perdido contacto con la encía, como consecuencia de la cicatrización, para mejorar su ajuste y adhesión.
  • Cuando se haya conseguido una perfecta cicatrización y regularización de tu encía, es el momento de tratarse con la prótesis definitiva.
  • No dejes adaptar tus prótesis a nadie más que a tu dentista. En tanto que es el facultativo que las ha prescrito, es el único que puede hacerlo.

INSTRUCCIONES DE MANEJO, CUIDADO Y MANTENIMIENTO DE PRÓTESIS REMOVIBLES

DESCRIPCIÓN

La prótesis dental (o estomatológica) removible es un tratamiento para reponer dientes ausentes y las estructuras óseas que se van atrofiando a lo largo del tiempo tras la pérdida de los dientes naturales, mediante aparatos bucales portadores de dientes artificiales, que se pueden y deben extraer de la boca para facilitar la limpieza de ésta y de aquéllos. Mejoran la masticación, la estética y el habla.

Estos aparatos de prótesis removible se sujetan a algunos dientes naturales mediante dispositivos no rígidos, llamados retenedores (vulgarmente, «ganchos»), y a veces también descansan sobre el hueso cubierto de mucosa. Por estas razones, al morder sobre ellos se nota un pequeño «ballesteo», y la masticación no es tan eficaz como con los dientes naturales.

LIMITACIONES

Con el tiempo, los dientes naturales remanentes en la boca se desplazan o cambian de posición, sobre todo los que resultan recargados o empujados por los aparatos de prótesis, y, además, el hueso sobre el que éstos se apoyan también cambia de forma, con lo que dichos aparatos se desadaptarán y podrán producir algunas molestias o ulceraciones que requieren la adecuación por el dentista, y la sustitución, al cabo de un tiempo variable, por otras nuevas.

Además, los elementos metálicos (y también los plásticos) de los aparatos de prótesis removibles pueden experimentar fracturas con el uso, debido a lo que se llama fatiga elástica (algo parecido a lo que ocurre con un alambre cuando se dobla para un lado y otro repetidas veces). Tales fracturas requieren una reparación inmediata, para evitar problemas sobreañadidos causados por las estructuras rotas.

INSTRUCCIONES DE MANEJO, CUIDADO Y MANTENIMIENTO

Para conseguir un buen funcionamiento, deberás seguir detenidamente las siguientes  Instrucciones de Manejo, Cuidado y Mantenimiento, que te facilitarán el empleo de los elementos protésicos de tu tratamiento e incrementarán su duración en condiciones apropiadas.

Adaptación y acostumbramiento

Las prótesis removibles no son meros instrumentos mecánicos, sino que trasmiten fuerzas a los dientes, a las encías y al hueso, por lo que requieren un especial cuidado de adaptación, cuya duración varía según las personas y las prótesis, normalmente, varias semanas. Al final, seguramente no tendrás consciencia de llevar prótesis, pero es necesario que tengas paciencia y que, durante este periodo de acostumbramiento, acudas a tu dentista a realizar las adaptaciones y correcciones que sean necesarias.

Al principio:

  • Notarás una sensación extraña, de ocupación, que irá desapareciendo paulatinamente.
  • Producirás más saliva de lo normal, pero también se normalizará poco a poco.
  • Inicialmente experimentarás una disminución del sentido del gusto, que se recuperará al cabo de unas pocas semanas.
  • Puedes tener algunas dificultades en la pronunciación, debido al espacio que ocupa la prótesis. Para corregirlas más rápidamente, es aconsejable entrenarse a leer o hablar frente a un espejo, siempre en voz alta.
  • Es probable que te muerdas fácilmente en las mejillas y la lengua, por tu tendencia a introducirse en los espacios donde faltan dientes, pero en poco tiempo aprenderás a evitarlo.
  • A veces se percibe opresión o molestias en dientes y encías (sobre todo al morder o cerrar la boca), que suelen desaparecer en poco tiempo, a medida que «encallecen» las mucosas y los dientes naturales remanentes se adaptan a las fuerzas que reciben.

Recomendaciones

  • Los primeros días, procura cerrar la boca y masticar con cuidado, para no morderse y no sobrecargar las encías y dientes doloridos.
  • Por la misma razón, conviene que inicialmente mastiques suavemente alimentos blandos y no pegajosos, pasando poco a poco a comer productos de mayor consistencia.
  • Para tratar las heridas de las mordeduras (generalmente, muy dolorosas), puedes utilizar colutorios, pomadas o geles calmantes y cicatrizantes, sobre los que uno de nuestros dentistas te aconsejará.
  • Si tienes molestias intensas al morder, o aparecen heridas, acude inmediatamente a Garcelán Clinic, para que le realice los alivios pertinentes en tus prótesis y te prescriba, en su caso, colutorios, pomadas o geles calmantes y cicatrizantes.

Colocación y desinserción

La colocación y desinserción de las prótesis removibles es una cuestión de costumbre, que se aprende rápidamente, aunque al principio puede requerir un poco de paciencia, hasta aprender en qué dirección deben hacerse los movimientos de empuje y tracción:

  • Para su colocación, debe utilizar siempre los dedos. Situarás las zonas con ganchos sobre los dientes que sirven de sujeción, y seguidamente presionarás con los dedos, hasta que alcance el lugar correcto, momento en que suele notarse un “click”. No fuerces nunca la prótesis, ni muerdas sobre ella para llevarla a su lugar, porque se hace tanta fuerza que pueden deteriorarse algunos elementos del aparato o dañar las mucosas.
  • Para quitarse las prótesis, traccionarás de ambos lados a la vez, ¡nunca de un solo lado!, trabando las uñas de los dedos índices de ambas manos en los ganchos o en los bordes de la prótesis (pon especial cuidado en no arañar las encías).

Cuidados e higiene

  • Después de cada comida debes lavar las prótesis y la boca.
  • Las prótesis se deben limpiar, al menos una vez al día, con un cepillo especial para prótesis (de venta en farmacias) o un cepillo de uñas con cerdas de nailon, y un poco de pasta dentífrica o, mejor, jabón, para evitar la formación de sarro y el depósito de tinciones. Después, acláralas muy bien con agua.
  • Es especialmente importante la limpieza de las partes metálicas, sobre todo las que contactan con los dientes (cara interna o cóncava de los ganchos). Para ello, pueden frotarse con un bastoncillo empapado en alcohol, hasta que la superficie quede brillante. Si  quedan mate o deslustradas, es que están cargadas de placa bacteriana, que puede producir caries y desgastes, debido a los ácidos que dicha placa produce. Sin embargo, si están libres de placa, es decir, brillantes, no producen ni lo uno ni lo otro.
  • Conviene quitar las prótesis para dormir, para que los tejidos descansen diariamente unas horas, de la presión a que pudieran verse sometidos.
  • Para evitar golpes y deformaciones mientras están fuera de la boca, conviene conservar las prótesis en agua, a la que puedes añadir pastillas desinfectantes comercializadas para ese menester.
  • Recuerda que es conveniente usar la seda dental para limpiar entre los dientes, y enjuagarse la boca con colutorios fluorados, con el objeto de prevenir la aparición de caries, sobre todo entre los dientes, donde el cepillo no limpia bien.
  • Es aconsejable que des masajes en las encías, para mejorar su riego sanguíneo y prevenir en lo posible su reabsorción.

Revisiones e incidencias

  • Siempre que aparezcan ulceraciones, dolor o inestabilidad de la prótesis, deberás acudir de inmediato a Garcelán Clinic.
  • Si surge algún problema, o en cualquier caso en que creas que se haya producido un hecho anormal, no intentes resolverlo: acude a tu dentista.
  • Se debe realizar una revisión cada seis meses para observar el estado de los dientes y mucosas, detectar desgastes en los dientes y realizar las adaptaciones apropiadas para corregir los desajustes provocados por el cambio de forma de los maxilares y de la posición de los dientes, que siempre ocurren con el paso del tiempo.
  • No dejes adaptar tus prótesis a nadie más que a tu dentista. En tanto que es el facultativo, que las ha prescrito, es el único que puede hacerlo.

 INSTRUCCIONES DE MANEJO, CUIDADO Y MANTENIMIENTO DE SOBREDENTADURAS

DESCRIPCIÓN

La sobredentadura es un tratamiento para reponer dientes ausentes mediante aparatos bucales portadores de dientes artificiales que cubren a unos elementos fijos, anclados a implantes, en los que se sitúan los elementos de retención. Permite la recuperación de la masticación, el habla y la estética de manera parecida a la prótesis completa, aunque con mayor seguridad, pues dan mayor confianza y seguridad gracias a su mejor retención.

LIMITACIONES

Con el tiempo, el hueso sobre el que se apoyan los aparatos de prótesis cambia de forma, con lo que se aflojarán y podrán producir molestias o ulceraciones que requieren la adaptación por el dentista, y la sustitución, al cabo de un tiempo variable, por otras nuevas.

Además, la parte fija que asienta sobre implantes es muy delicada, requiriendo una higiene muy cuidadosa y periódicas visitas de revisión y mantenimiento en el dentista.

INSTRUCCIONES DE MANEJO Y MANTENIMIENTO

Para conseguir un buen funcionamiento, deberás seguir detenidamente las siguientes  instrucciones de manejo y mantenimiento, que te facilitarán el empleo de los elementos protésicos de tu tratamiento e incrementarán su duración en condiciones apropiadas.

Adaptación y acostumbramiento

Al principio:

  • Notarás una sensación de ocupación o cuerpo extraño en la boca, que habitualmente desaparece en unas semanas.
  • Producirás más saliva de lo normal, pero también se normalizará poco a poco.
  • Inicialmente experimentarás una disminución del sentido del gusto, que se recuperará al cabo de unas pocas semanas.
  • Te cambiará un poco el habla, pudiendo existir problemas fonéticos para pronunciar ciertos sonidos, por lo que probablemente deberás aprender, mediante entrenamiento, a vocalizar ciertas palabras, si bien el problema normalmente desaparece en unas semanas.
  • Es probable que se muerdas fácilmente en las mejillas y la lengua, pero en poco tiempo aprenderás a evitarlo.
  • Puedes notar algunas molestias en las zonas donde se apoyan las prótesis, y a la altura de los bordes, que suelen desaparecer en poco tiempo, a medida que “encallecen” las mucosas.

 Recomendaciones

  • Los primeros días, procura cerrar la boca y masticar con cuidado, para no morderte y no sobrecargar las encías.
  • Por la misma razón, conviene que inicialmente mastiques suavemente alimentos blandos y no pegajosos, pasando poco a poco a comer productos de mayor consistencia.
  • Para tratar las heridas de las mordeduras (generalmente, muy dolorosas), puedes utilizar colutorios, pomadas o geles calmantes y cicatrizantes, sobre los que tu dentista te aconsejará.
  • Si tienes molestia intensa al morder, o aparecen heridas, acude inmediatamente a Garcelán Clinic, para que te realice los alivios pertinentes en tus prótesis y te prescriba, en tu caso, colutorios, pomadas o geles calmantes y cicatrizantes.
  • No utilices adhesivos en este tipo de prótesis.
  • Evita, al manipularlas, que tus prótesis se caigan al suelo, pues pueden fracturarse, sobre todo si es inferior.

Colocación y desinserción

  • Para su colocación, debes utilizar siempre los dedos. La situará en la situación apropiada, y seguidamente presionarás con los dedos, hasta que alcances el lugar, correcto, momento en que suele notarse un “click”. No fuerces nunca la prótesis, ni muerdas sobre ella para llevarla a su lugar, porque se hace tanta fuerza que pueden deteriorarse algunos elementos del aparato (sobre todo, los ataches, que son muy delicados) o dañar las mucosas.
  • Para quitarse las prótesis, traccionarás de ambos lados a la vez, ¡nunca de un solo lado!, trabando las uñas de los dedos índices de ambas manos en los bordes plásticos de la prótesis (pon especial cuidado en no arañar las encías).

Cuidados e higiene de tu sobredentadura

  • La higiene de la boca y de la prótesis debe hacerse después de cada comida, y especialmente en profundidad, antes de acostarse, porque durante el sueño se produce menos saliva, con lo que disminuye el efecto protector de ésta frente a la caries y la enfermedad periodontal.
  • La limpieza del elemento fijo se hará: mediante un cepillado horizontal con cepillo de cerda suave alrededor del atache que va unido al implante. Si hay barras, es conveniente utilizar cinta o seda dental entre ellas y la encía.
  • La parte removible se debe limpiar fuera de la boca, al menos una vez al día en profundidad. En todo caso, aunque no puedas limpiarla después de cada comida, debes, por lo menos, quitarla para aclararla y enjuagar la boca.
  • Para la limpieza del aparato removible, se usará un cepillo especial para prótesis (de venta en farmacias) o un cepillo de uñas con cerdas de nailon, y un poco de pasta dentífrica o, mejor, jabón, para evitar la formación de sarro y el depósito de tinciones. Después, se deben aclarar muy bien con agua.
  • Conviene quitar las prótesis para dormir, para que los tejidos descansen diariamente unas horas de la presión a que pudieran verse sometidos.
  • Mientras duermes, se debe conservar las prótesis en un medio húmedo, preferiblemente, en un vaso de agua, a la que puedes añadir pastillas desinfectantes comercializadas para ese fin.

Revisiones e incidencias

  • Siempre que aparezca una molestia en las encías, o en sus dientes, debes acudir a consulta, aunque el principio, como estas molestias son normales, puedes esperar cuatro o cinco días. Si transcurrido este tiempo no hubieran desaparecido, o si empeoraran con el paso de los días, debes acudir a tu dentista.
  • Deberás acudir a tu dentista siempre que detectes cualquier anomalía, y especialmente si te sangran las encías al cepillarse, o se te aflojan los mecanismos de sujeción.
  • Si surge algún problema, no intentes resolverlo tu mismo: acude a tu dentista.
  • Las encías, con el tiempo, sufren modificaciones y con ello se producen desajustes en las prótesis que deberán ser corregidas por tu dentista. Entre las correcciones adaptativas que deberá realizar cada cierto tiempo (variable, según el caso), se encuentran los rebases, que consisten en rellenar con resina (plástico) las zonas de las prótesis que han perdido contacto con las mucosas, para mejorar la adhesión. Por ello conviene realizar revisiones rutinarias con tu odontólogo o estomatólogo cada seis meses.
  • No dejes adaptar sus prótesis a nadie más que a tu dentista. En tanto que  es el facultativo que las ha prescrito, es el único que puede hacerlo.

Fecha última actualización: 17 de noviembre 2016